Hudson y las historietas – Mercedes Rodriguez

Hudson y las historietas:

 

En los últimos días se está hablando mucho de diversos formatos, como los cómics, que tomaron ciertas obras de Hudson. Las historietas son una forma de narrar utilizando imágenes y texto para transmitir un mensaje simplificado, cada recuadro o viñeta puede contener una ilustración con o sin texto, por este motivo son más atractivas para los jóvenes, ya que no es necesario leer demasiado y los dibujos son imprescindibles para la interpretación de lo que ocurre.

En una nota de El Quilmero del día 28 de julio de 2015 Se puede leer acerca de la serialización de “Allá lejos y hace tiempo” en historieta. Estas tiras hudsonianas se publicaron en el diario La Nación entre 1963 y 1979 en el marco de “Hombres de nuestra tierra” y fueron realizadas por el dibujante Eduardo Miranda.

También fueron adaptadas e ilustradas escenas de la Tierra Purpúrea por Walter Ciocca.

En el museo se encuentran digitalizadas las tiras del mismo diario, pertenecientes a la Colección Roberto Barreiro y se pueden consultar de forma online a través de nuestras redes.

Este fue uno de los primeros acercamientos de la obra de Hudson al mundo del cómic, pero no fue el único.

Actualmente en el sur de nuestro país hay una ilustradora y dibujante que publicó en el año 2010 una historieta basada en un cuento de Guillermo, Walicho es nuestro Niño Diablo. Esta maravillosa historieta de Fer Gris comienza dándole vida a los personajes y descripciones de Hudson de una manera bella y precisa. Más adelante la artista continuará la historia de Guillermo incorporando nuevos relatos sin perder en ningún momento la afinidad con el escritor con una delicadeza tal que su libro es un tesoro.

La historieta es un vínculo con la juventud, con otras formas de leer a Hudson, de sentir y ver a través de sus ojos aquel mundo maravilloso que Fer Gris plasmó magistralmente en su Walicho.

Otras historietas se habrán perdido en el tiempo… Tengo en la memoria algunas tiras dispersas que hacen referencia a Hudson o al museo pero estos recortes que están en nuestra hemeroteca no tienen consignado los datos de su origen, la persona que los donó los trajo recortados y no es posible saber ni la fecha ni el diario que los publicó, en algunos casos ni siquiera el dibujante.

Muchas veces me preguntan si no hay “mangas” (cómics japoneses) sobre la obra de Hudson, y tengo que responder que lamentablemente no, o al menos yo nunca encontré ninguno.

Pero retomo el tema de las historietas para responder la propuesta de Graciela Linari y hablar de la última sala de la casa natal de Hudson.

En el museo Hudson la sala Germán Burmeister nos habla del legado de Hudson, de las actividades y eventos del museo y de la Asociación de amigos vinculadas al entorno y a la comunidad, de las notas y artículos periodísticos a través del tiempo, de lo que ocurrió con “Hudson” y todos los lugares, instituciones, calles, esculturas, placas y objetos que llevan su nombre, o más bien, su apellido para homenajear su memoria, de Violeta Shinya, Japón y la Fragata Sarmiento, y finalmente está la sección de “Rima”.

Su magia en todas las artes “Ilustrando su prosa: la obra de Guillermo Enrique Hudson atraviesa el siglo XX en diversas expresiones artísticas que lo acercan a nuevas generaciones.”

Aquí se puede descubrir, y es una invitación para leer, ver y conocer un poco más, lo que inspiró Hudson en diferentes artistas. Esta sección del museo resume películas, ilustradores y va desde una novela gráfica hasta cómics actuales, pasando por dibujos animados e incluso, el monumento que se encuentra en Hyde Park.

En 1951 se publica en “Classics Illustrated” (una colección que reúne los títulos más importantes de la literatura clásica, como Moby Dick o Los tres mosqueteros) el número 90 es “Mansiones verdes” de W. H. Hudson. Esta novela gráfica con ilustraciones de Alex Blum es publicada en blanco y negro, un año después en 1952, en su versión coloreada, lo más llamativo o curioso es que en este librito aparece por primera vez la versión rubia de Rima, cosa que más tarde le va a costar al personaje la cancelación de uno de sus cómics.

Entre 1974 y 1975 DC Cómics realiza una serie de 7 números titulada “Rima the jungle girl” donde los 4 primeros números son literalmente la novela de Hudson mientras que los 3 restantes narran el escape de la muerte de Rima y sus nuevas aventuras como protectora de la selva. Con dibujos de Joe Kubert en las tapas y del increíble Néstor Redondo en el interior, este cómic será el punto de partida para comenzar a visualizar héroes de todo el mundo.

Entre 1977 y 1980 Rima es incluida como personaje secundario en la serie de dibujos animados de Hanna-Barbera “la Hora de los nuevos Super amigos”, aparece en tres episodios cortos de 8 minutos: Fuego, junto a Batman y Robin, El río fatal, con la Mujer Maravilla, y Regreso a la Atlántida, junto a la Mujer Maravilla y Acuaman.

Los super amigos (que son la antesala a lo que hoy conocemos como La liga de la justicia) eran hasta ese momento héroes exclusivamente norteamericanos, con los nuevos super amigos se buscaba ampliar esta mirada incorporando personajes de todo el mundo: el Jefe Apache, Samurai, el Dorado, Volcán negro y Rima.

Entre 2010 y 2011 Rima fue reinventada por DC Cómics con ilustraciones de Brian Azzarello (Mujer Maravilla), Rags Morales y texto de Alan Moore en una serie de 6 números titulada First Wave (Primera ola) este universo alternativo está protagonizado por Doc Savage, Batman y the Spirit. Rima aparece rejuvenecida con cabello rubio albino, tatuajes y piercings. No habla, pero su carácter es más similar a las descripciones hechas por Hudson, guía a los otros personajes de la misma forma que atrajo a Abel a las profundidades de la selva, con sutiles cantos de pájaro y dejándose ver apenas lo necesario. Sin embargo, en los momentos de acción, pelea como igual junto a los tres héroes que protagonizan la historia.

Rima es el único personaje al que se le ha dado la importancia de estar presente en la casa de Hudson. Podría haber alguna referencia a Nicandro, a Richard Lamb, a Rosaura, Yoleta o a Marta Riquelme, entre tantos otros personajes de sus novelas y cuentos, sin embargo, la protagonista del legado de Hudson fue su mujer-pájaro. Ella no solo representa las fantasías del autor en cuanto a dos cosas que amó: las aves y las mujeres, desde la belleza y la sensibilidad que lo caracterizan, sino también la idea de un ser humano capaz de vivir en armonía con la naturaleza. No es casual que este sea el personaje que ha trascendido su obra, que ha sido rediseñado y repensado para la juventud actual.

 

Este articulo fue publicado en “Palabras con historia” de Graciela Linari, la revista completa se puede descargar en el siguiente enlace:

http://palabrasconhistoria.com/wp-content/uploads/2020/07/197-julio-20-1.pdf?fbclid=IwAR0aUWeg9yvR0lMS5QnRAul9wlzgX2YneYw9hpLRMQQU6iwyDZl74kTae24